Introducción a los tiburones fósiles

Lista de especies - los dientes de Identificación - El tiempo geológico 

 

Los tiburones se derivan de Agnati , un grupo de vertebrados acuáticos muy primitivos, que data del Silúrico y Devónico (hace 400 millones y 500 millones de años). 

El esqueleto de los tiburones, que se compone de cartílago, no se presta fácilmente al proceso de fosilización, a diferencia de los dientes, que se encontrarían todavía afilada y aguda después de millones de años. 

Debido a la flotabilidad de los terrenos en en aquellos tiempos remotos, los restos de estos animales se encuentran en lugares que hoy son llanuras o montañas, pero en aquellos días eran los mares, como el valle del Po, donde los campos siguen apareciendo huesos de cetáceos y los dientes de Selachii. En Salsomaggiore se encontraron esqueletos de cetáceos con costillas y los dientes integrados en los huesos destrozados. 

En los últimos 150 millones de años, el cuerpo de los tiburones no se 'ha cambiado mucho, sigue presentando las estructuras arcaicas. Tiburones Ibodonti apareció hace unos 270 millones de años, han vivido por más 'de 200 millones de años que poseen un cuerpo tan similar a las actuales formas de ser llamado por los tiburones azules paleontólogos de la prehistoria. Después desapareció en la misma época de los dinosaurios hace 65 millones de años. 

Entre la vista 'de los tiburones extintos, se encuentra el Stethacanthus, que si iban por ahí con una aleta dorsal en forma de yunque cubierta con dientes afilados de los cuales aún no comprenden la función. No fue hace entre 350 y 330 millones de años en los mares del norte de Europa y América del Norte, y fue un metro de largo CIRA. 

Descripción general de los géneros más importantes

Helicoprion

El Helicoprion ( "espiral consideró") era un tiburón de larga duración que apareció por primera vez en los océanos del período carbonífero finales de hace 280 millones de años, sobrevivió a la extinción masiva del Pérmico - Triásico y se extinguió durante el Triásico, hace 225 millones de años.

Los fósiles sólo se conoce son los dientes, que se organizaron en una fantástica "espiral dentada" que se asemeja a una sierra circular. Sólo cuando se descubrió el cráneo de una forma similar, Ornithoprion, se entendía que la espiral de los dientes fue colocado en la mandíbula inferior.

La espiral contenía todos los productos dientes a la vida por parte del individuo, por lo que aumenta los dientes del animal y los niños mayores fueron trasladados hacia el centro de la espiral. Se cree que el animal podría alcanzar una longitud de 3-4 m. La ubicación exacta de la espiral en la mandíbula inferior es desconocido.

Las reconstrucciones más actuales posicionamiento de la espiral en la parte anterior de la mandíbula inferior; Sin embargo, esto crearía un embrague, por lo que el tiburón un nadador menos eficiente. Una reconstrucción alternativa, creado por Mary Parrish bajo la dirección de Robert Purdy, Victor Springer y Matt Carrano para el Smithsonian, pone la espiral más profundamente en la garganta.

Esta disposición sería más adecuado para la presa suave. Los dientes individuales son dentadas, y se da a entender que el Helicoprion era carnívoro. Ya que aún no se encontró un cráneo real, como cazado o comido es exactamente el objeto de un gran debate.

Una hipótesis que se alimentaba de ammonites y que los dientes se especializada para la trituración de las conchas de los amonitas. Otra idea fue que el tiburón nadó en los bancos de peces, y arrojó la quijada, impigliando se aprovechan de sus muchos dientes. especímenes Helicoprion significativas se encontraron en la parte oriental de Idaho, en el norte de Utah y la parte centro - occidental de Wyoming.

Cladoselache

El Cladoselache es uno de los tiburones más antiguas conocidas, apareció en el período Devónico. Este tiburón primitivo podría crecer a 1 m y 80 cm de longitud y era común en los océanos de América del Norte. Es conocido por ser un depredador rápido y bastante ágil con su cuerpo aerodinámico y la cola bifurcada.

El Cladoselache es uno de los primeros tiburones más conocidos en parte debido a los fósiles bien conservados que se han descubierto en la "pizarra de Cleveland" en la orilla sur del lago Erie. Además del esqueleto, los fósiles fueron tan bien conservados que incluía los rastros de la piel, las fibras musculares y órganos internos, tales como los riñones.

El Cladoselache mostró una combinación de características derivadas y ancestrales. Tenía rasgos anatómicos similares a los de Lamniformis actuales de la familia Lamnidae. Tenía un cuerpo esbelto, 5 - 7 hendiduras branquiales y un hocico corto redondeado con una boca terminal en la parte frontal del cráneo.

Tenía una mandíbula muy débil por los tiburones modernos, pero compensa con los fuertes músculos de la mandíbula. Sus dientes eran más cúspides y con bordes rectos, lo que hizo que sean adecuadas para el agarre, pero no rasgar o masticar. El Cladoselache por lo tanto probablemente capturado presa con su cola y se la tragó entera.

Sus espinas fuertes pero ligeros en las aletas dorsales estaban compuestos de la dentina y el esmalte. El Cladoselache también tenía una estructura similar a una cuchilla posicionada en frente de las aletas dorsales. Estas características anatómicas le hacía nadar más rápido y más fácil. A diferencia de la mayoría de los tiburones, el Cladoselache estaba casi completamente libre de dentículos, excepto en los bordes de las aletas, la boca y alrededor de los ojos.

También tuvo cascos de gran alcance que se extendían a los lados del pedúnculo caudal y la aleta caudal de media luna, con los dos lóbulos de casi el mismo tamaño. Esta combinación ha contribuido a su velocidad y agilidad que necesitaba para escapar de su probable depredador, el placoderma peces Dunkleosteus fuertemente blindado largo de 10 m de largo.

Ciertos intestinos fosilizados de Cladoselache encontrado en Cleveland Shale todavía llevan su contenido: en su mayoría son pequeñas actinopterigios y vertebrados primitivos como el pez bruja hoy. Un misterio sin resolver es el modo de reproducción: El Cladoselache carecía claspers, órganos presentes en los tiburones modernos y responsables de la transferencia de esperma durante la reproducción. Esto tiene la peculiaridad de que la mayoría de los tiburones fósiles antiguos ya estaban equipados con dichos órganos.

cretoxyrhina

El cretoxyrhina era un gran tiburón que vivió durante el período Cretácico, hace entre 100 y 82 millones de años. Este tiburón fue identificado por un famoso naturalista suizo Louis Agassiz en 1843 como mantos Cretoxyhrina. Sin embargo, la muestra más completa de este tiburón fue descubierto en 1890 por un cazador de fósiles, Charles H. Sternberg. Publicó sus hallazgos de este espécimen en 1907. Este espécimen consistía en una columna vertebral casi completa y más de 250 dientes asociados.

Ese tipo de preservación excepcional de tiburones fósiles es raro porque el esqueleto del tiburón está hecho de cartílago, que no tienda a la fosilización. Charles apodado este espécimen mantos Oxyrhina. Este espécimen representa un tiburón de 6 m y 10 cm. Se extrajo dall'Hackberry Creek, en el condado de Gove, Kansas. En los años siguientes, se han encontrado varios otros especímenes. Un espécimen fue descubierto en 1891 por George Sternberg, y se mantuvo en un museo de Mónaco.

Este espécimen parece misurasse 6 my 10 cm, pero fue destruido durante un bombardeo de Mónaco de Baviera en la Segunda Guerra Mundial. El cretoxyrhina no tenía un nombre común en la literatura temprana y más de 30 sinónimos han sido asignados. Mientras comía a sus víctimas por cortado en trozos pequeños, los paleontólogos K. Shimada y MJ Everhart le dieron el nombre de ginsu tiburón. La palabra significa ginsu reordenamiento. El tiburón es ginsu entre tiburones fósiles entiende mejor hasta el momento.

Varios especímenes conservados han revelado una gran cantidad de conocimientos sobre las características físicas y el estilo de vida de esta antigua tiburón depredador. Los dientes fósiles cretoxyrhina miden hasta 7 cm de longitud, están curvados, con borde liso y con una gruesa capa de esmalte. El tiburón Ginsu tenía 34 dientes en el maxilar superior y 36 en la mandíbula inferior. Fue miembro de la gran familia de tiburón blanco, pero era mucho más grande. Este tiburón vivió en los mares de todo el mundo, incluyendo en el canal interior occidental de América del Norte. Este tiburón tenía que ser uno de los principales depredadores de los mares del Cretácico junto con mosasaurios: dientes fósiles fueron desenterrados junto con esqueletos de mosasaur Tylosaurus, lo que refleja el hecho de que el tiburón se comió los mosasaurios o estaba con ellos en la competencia en la investigación de los alimentos. También comió plesiosaurios, Xiphactinus protostegidae y tortugas.

hybodus

Hybodus es un género extinto de tiburones comunes, generalizadas y de larga vida que aparecieron hacia el final del período Pérmico, y desapareciendo a principios del Cretácico. Durante el Triásico, Jurásico y Cretácico las ibodonti fueron particularmente exitosos y podrían vivir en mares poco profundos de todo el mundo. Por razones que no se comprenden totalmente, la ibodonti se extinguió en el período cretáceo tardío. Las especies de este género crecieron hasta aproximadamente 2 m de longitud, y se cree que tienen depredadores oportunistas sido.

Ellos no eran muy grandes, pero tenían la forma de tiburón aerodinámica clásica, con dos aletas dorsales, que le ayudarían a maniobrar con precisión. La boca no era grande, y en lugar de piedad cazar presas grandes, la hybodus era capaz de comer una amplia variedad de alimentos. Tenían varias características distintivas que los diferencian de otros tiburones primitivos. Primero, tenían dos tipos diferentes de los dientes, lo que sugiere una amplia dieta.

Los dientes agudos fueron utilizados para atrapar a sus presas resbaladizas, mientras que los dientes planos probable que los ayudaron a aplastar a las criaturas con conchas. En segundo lugar, tenían una lámina ósea en su aleta dorsal que probablemente sirvió como una función defensiva. Los hombres también poseen claspers, órganos especializados para introducir directamente el esperma en la hembra, y todavía están presentes en los tiburones modernos. Los primeros dientes fósiles hybodus se encontraron en Inglaterra alrededor de 1845.

Desde entonces, los dientes (y las espinas) se recuperaron de todo el mundo. El tipo hybodus fue presentado en el tercer episodio de la serie documental populares Caminando entre dinosaurios 1999, siendo atraído por la sangre de un Ophthalmosaurus a trabajar. El tipo hybodus hizo su regreso en el spin-off de 2003 monstruos de mar, se demostró que la alimentación de un Leedsichthys gigantes que luchan con una Metriorhynchus. En 2004, el libro infantil "Jurassic Shark" Deborah Diffily e ilustrado por Karen Carr destaca una hembra embarazada combates hybodus tiburón con un Liopleurodon y ictiosaurios caza.

Stethacanthus

El Stethacanthus es un extinto de peces cartilaginosos, estrechamente relacionado con los tiburones. Vivió entre finales del Devónico y Carbonífero (hace 360-350 millones de años). Sus restos se han encontrado en Escocia y EE.UU.. A lo largo de menos de un metro, este extraordinario "tiburón" estaba equipado con una estructura extraña de función desconocida: la aleta dorsal, en la parte superior, se aplana y se extiende, y se fue para formar una superficie similar a la de una tabla de planchar.

Esta estructura, por otra parte, que estaba cubierto con una multitud de picos pequeños (las versiones ampliadas de dentículos dérmicos que normalmente cubren la piel de los tiburones); también la cabeza de la Stethacanthus estaba cubierto por estos dentículos. Algunos científicos suponen que estas estructuras sirven al animal durante el ritual de apareamiento (parece que las mujeres que les faltaba), mientras que otros creen que podrían ser utilizados para fines defensivos.

También puede ser que los "dientes" de la cabeza y la aleta, en su conjunto, trabajaron como elemento disuasorio: las dos estructuras combinadas, desde arriba, que podría parecerse a una enorme boca abierta. Hay varias especies de notas Stethacanthus, todas caracterizadas por estas estructuras. Entre los más conocidos, para recordar el productus Stethacanthus y praecursor Stethacanthus. Otro animal similar, perteneciente a una familia estrechamente relacionados, falcatus, con una expansión de la aleta dorsal hacia adelante.

Xenacanthus

El tipo de tiburones prehistóricos Xenacanthus se extingue. Pertenece a la familia y la xenacanthidae fin xenacanthidae. Parece que se ha vivido en el período comprendido entre el inicio del Devónico y el final del Triásico, hace 202 millones de años. Los fósiles de varias especies se han encontrado en todo el mundo. El Xenacanthus tenía una serie de características que lo distinguen de los tiburones modernos. Este tiburón de agua dulce mide alrededor de un metro de longitud.

La aleta dorsal tenía la forma de un arco, cubierto toda la espalda y tejió alrededor de la cola, donde se unió a la aleta anal. Esta morfología es típica de la anguila, y probablemente nada la de estos dos peces parecía. Se distingue por un largo alfiler que se separaron de la parte posterior de la cabeza, y que da nombre al género. Los dientes tenían una forma extraña a V, entonces con toda probabilidad la Xenacanthus alimenta de crustáceos y peces prehistóricos han muy fosilizados robuste.I permanece escamas que hemos recibido principalmente consistir de los dientes y de los anteriores tapones mencionados.

 

                 Reconstructing Megalodon

Large fossilized Megalodon teeth are among the most startling of natural objects. They are huge blackish triangles that appear 'puffed up', resembling fresh-baked (fresh-burned?) cookies. The root is bilobed and rough, in stark contrast to the smooth, enamel-like polish of the blade. The blade itself is often cracked longitudinally and the edge has about 50 serrations per inch (20 per centimetre). The heft of a good-sized specimen is remarkable - about three-quarters of a pound (0.4 kilograms). It is hard to think of these massive stones as ever having been teeth. But that's exactly what they were. This undeniable fact has generated much awestruck speculation about what the entire shark must have looked like.

Fossilized teeth are almost all that remains of Megalodon. Therefore, placing some of these teeth in a model of the long-gone cartilaginous jaws is an expedient way to start reconstructing this creature. But how many teeth and how big to make the jaws? Since Megalodon teeth so closely resemble those of the modern white shark in form but are about three times as large, it seemed to early museum curators that a scaled-up model of White Shark jaws would be a reasonable approximation. Despite their huge size, these early reconstructions were not as scary-looking as one might imagine: resembling gigantic, white lips filled with hundreds of blackish fossil teeth. (Fossil shark teeth can be almost any color - black, purple, blue, green, brown, red, pink, orange, yellow, beige, or almost white - depending upon the precise chemistry of the sediment in which they were deposited. Because most commercially-sold megalodon teeth come from Cooper River and other South Carolina deposits rich in dark phosphates, these fossils are almost always dark grey, brown, or black.) But the stand-in jaws did give an impression of the sheer enormity of megalodon. Measuring eleven feet (3.4 metres) tall and nine feet (2.75 metres) across, the reconstructed megalodon jaws suggested a monster shark more than 80 feet (25 metres) in length. Small wonder that, even today, plaster reconstructions of Megalodon jaws are among the most popular paleontological exhibits in museums.

Reconstruction of the jaws and skull of Megalodon, left
based on an extrapolation from the White Shark, right.  
Re-drawn from Gottfried, Compagno, and Bowman 1996
(pp 55-66 In Klimley and Ainley [eds.] Great White Sharks: 
the Biology of
Carcharodon carcharias [Academic Press, San Diego])

How Big was Megalodon?

Comparing the largest known White Shark teeth with those of Megalodon seems a natural way to figure out how large the fossil species was. Ichthyologist John E. Randall was the first to point out that in the White Shark, the largest upper teeth (second anteriors) are about as tall as the jaw that contains them is high. The early Megalodon reconstructions, however, featured jaws about three times too high in proportion to the teeth. Randall also suggested that there is a more-or-less direct linear correlation between a White Shark's tooth enamel height and its total length. When Randall plotted a graph of tooth enamel height for white sharks of known length and the enamel height for the largest-known megalodon teeth, the position of the latter correlated to a total length of about 43 feet (13 metres). How could the museum curators have been so far off in their estimated size of Megalodon? Apparently, the original reconstructions relied on fossil teeth collected from several sites (thus representing several individuals), but they were all about the same size. However, in all extant lamnoids - including the White Shark - posterior teeth (those toward the corners of the jaws) are much smaller than anterior teeth (near the symphysis, or center, of the jaws). As a result of Randall's work, early reconstructions of Megalodon are now known to be at least a third too large.

In 1992, paleontologist John Maisey oversaw the construction of a model set of Megalodon jaws for the Smithsonian Institution. The reconstruction was inspired by the fortuitous discovery of a relatively complete set of fossil Megalodon teeth found in a North Carolina quarry by amateur fossil collector Peter Harmatuk. Starting with these fossilized teeth, Maisey based his interpretation of the jaws that had once contained them on both Randall's estimate of Megalodon's size and his own extensive studies of shark teeth and jaw suspension. Maisey's model Megalodon jaws are about six feet (1.8 metres) across - corresponding to a 40-foot (12-metre) shark - and include more accurate muscle attachment sites, making them look decidedly less lip-like than earlier reconstructions. Maisey's version thus provides us with a smaller (though still awesome) - but more accurate - impression of the Incredible Shrinking Megalodon.

But few things die more reluctantly than a Really Big Fish story. A 1996 paper by paleontologist Michael Gottfried, shark systematist Leonard Compagno, and S. Curtis Bowman of the Hughes-Bowman Design Group casts some doubt on Randall's method for estimating the size of Megalodon. According to Gottfried and his co-workers, White Shark tooth enamel height does not necessarily increase in proportion with the animal's total length. In white sharks longer than about 16 feet (5 metres), tooth size seems to level off at a maximum size independent of further increase in body length. To remedy these shortcomings, Gottfried et al. used new data and several techniques to better estimate the size and weight of megalodon. They came up with a maximum total length of about 52 feet (15.9 metres) and an approximate mass of 48 tons (tonnes). By comparison, the largest known White Shark was about 23.5 feet (7.1 metres) long and had a mass of roughly 2.3 tons (tonnes).

Reconstruction of the skeleton of Megalodon,
based on an extrapolation from the White Shark.
Re-drawn from Gottfried, Compagno, and Bowman 1996
(pp 55-66 In Klimley and Ainley [eds.] Great White Sharks: 
the Biology of
Carcharodon carcharias (Academic Press, San Diego)

In the Flesh

A creature over twice the length of the largest known Great White with teeth more than three times as large suggests a 'monster' shark with disproportionately huge jaws and a stout, over-sized head. Gottfried, Compagno, and Bowman also attempted to reconstruct what Megalodon might have looked like in life. Since the only fossil material definitely assignable to megalodon is a few dozen vertebral centra and several hundred teeth, the authors had to rely heavily on extrapolations from the modern White Shark, which they believe to be its closest living relative. Leonard Compagno has made extensive studies of the jaws, teeth, gill arches, crania, muscles, et cetera, of most species of extant shark, including recent work on the skeletal anatomy of the white shark. Guided by Compagno's formidable expertise, Gottfried and his co-workers reconstructed Megalodon as having a broader and more domed cranium than the White Shark, with a shorter snout, less elevated eye sockets, and with its very robust teeth set in more massive jaws. They also suggested that Megalodon had a greater number of vertebrae and proportionately larger pectoral fins than the White Shark.  If this latest reconstruction is accurate, Megalodon was probably stouter than a scaled-up White Shark would be, with a blunter and wider head and bigger pectoral fins to support all that extra mass up front - sort of a great white on steroids.

 

 

 

 

Haz clic en "iniciar sesión"

Tiburones,monstruos de tiempos remotos

Desde siempre al tiburon,aparte de calificarsele de insaciable maquina de matar,se ha dicho que es un ser muy primitivo¿Por que?Tal vez por su aspecto ya que todos los tiburones tienen la misma forma corporal(aunque algunos como el tiburon-sierra o los angeles son mas bien planos) y en tiburones fosiles se ha descubierto que tenian esa misma forma.Pero es un claro error llamar a los tiburones actuales seres primitivos o poco evoluciuonados,ya que de hecho,la mayoria evoluciono hace tan solo 20 millones de años.En verdad,la evolucion de los tiburones es una historia muy antigua y fascinante,que nos muestra a autenticos monstruos que no creeriamos que fueran escualos.Asi que voy a contarla.





Los primeros tiburones aparecieron hace 370 millones de años en el periodo conocido como Devonico.De estos,el mas conocido es el cladoselache perteneciente al genero de los cladolontos,media 2 metros de largo y seguramente se alimentaria de peces y cefalopodos.Se han hallado buenos esqueletos de este animal de la zona de los Grandes Lagos de Norteameruica.No parece ser el ancestro de todos los tiburones ya que no presenta todas las caracteristicas presentes en otras familias de tiburones.

A finales del Devonico comenzo la diversificacion de los tiburones y para el Carbonifero habia una gran cantidad de especies.Muchas de ellas resultaban realmente extrañas y raras,y mas de uno pensaria que ni siquiera eran tiburones.Entre ellos destacan criaturas como el Inyopteragyans ,un tiburon con aletas que como los peces voladores podia planear!!!!Tambien estaba el Helicoprion con su extraña mandibula  circular Edestus y sus  mandibulas como tijeras o el Stetacanthus y su horrenda  aleta en forma de yunque.Todas estas formas tuvieron un cruento final en la gran extincion del Permico.





Debido a esa gran extincion muchas especies tuvieron que evolucionar,algunos se aplanaron y evolucionaron hasta convertirse en las celebres rayas.Otros decidieron adentrarse en los rios,como el Orthacunthus,  y otros prefirieronseguir siendo lo que fueron,antiguos depredadores,como el Hybodus.Pero la irrupcion de los reptiles marinos desplazo a los tiburones a un segundo plano.Tras la extincion de estos en la extincion K-T,los tiburones volvieron a ser los grandes depredadores que antaño fueron y evolucionaron hasta dar lugar a las especies actuales.Pese a todo aun quedabangrandes monstruos rondando en los mares.




En el Plioceno,al mismo tiempo que nuestros ancestros comenzaron a andar erguidos,un gigantesco y mosntruoso tiburon acechaba bajo aquellas aguas.Si el tiburon de Jaws os aterrorizo,con este morireis de miedo,se trata de Carcharodon Megalodon,posiblemente una de las bestias mas aterradoras que la evolucion haya dado.Lo unico que queda de el son sus gigantescos  dientes del que se ha tratado de averiguar su longitud.Al principio se penso en una medida de 18-20 m,pero actualmente se habla de un animal de unos 13-14 m.¿Esta criatura como vivia?Comparandolo con el tiburon blanco,los cientificos creen que seria un cazador que acecharia en el fondo a sus presas a las cuales propinaria una terrible mordedura ya las que dejaria desangrarse.Sus presas predilectas serian las ballenas,de hecho,se han hallado fosiles de ballenas con dientes de Megalodon incrustados.Sea como sea,desaparecio a comienzos de la Era Glacial.
Hoy en dia,el tiburon sigue siendo un gran depredador de los mares,pese a la irrrupcion de los mamiferos,aunque se encuentra en peligro por nuestra culpa,que como siempre metemos las narices en todo.Creo que esta magnifica criatura,una de las obras culmen de la evolucion,no merece desaparecer por nuestra avaricia,ya que si han sobrevivido a tantas extinciones,no vale la pena que desaparezcan ahora,por lo menos,de la mano de una especie como la nuestra.